Enciclopedia de los mitos y secretos de la mujer

42,75

La mejor enciclopedia que encontrarás con más de 1300 entradas relacionadas con la magia las brujas y el esoterismo.

Una guía indispensable en tu librería para todas las consultas que tengas.

 

Categoría:

Descripción

Enciclopedia de los mitos y secretos de la mujer.

Esta es la guía definitiva y la enciclopedia por excelencia de todo lo relacionado con las mujeres y su misticismo.

Es una guía clásica e indispensable en todas las librerías de las brujas.

Tanto si eres una bruja experimentada, como si te  estás planteando iniciarte como bruja  en este fantástico mundo misterioso, sin duda esta es la enciclopedia que necesitas para conocer todos los secretos de la historia de las brujas.

¿ Quieres iniciarte en la Wicca, y no sabes por dónde empezar? Necesitas esta guía.

¿Quieres iniciarte en magia blanca? Esta es tu enciclopedia

¿Tienes un centro de terapias alternativas o pretendes dedicarte al campo esotérico y terapias naturistas? No puedes pasar ni un solo día más sin esta enciclopedia.

Incluso si te encanta el mundo esotérico y de las brujas, y quieres tener conocimientos sobre todos los temas relacionados, esta es la guía definitiva donde encontrarás todo lo que buscas.

No te lo pienses COMPRA AQUÍ tu enciclopedia de los mitos y secretos de la mujer.

Resumen de la enciclopedia de los mitos y secretos de la mujer

Esta enciclopedia  de los mitos y secretos de la mujer catalogada de feminista, ha llevado 25 años de preparación, se centra en la mitología, la antropología, la religión y la sexualidad para descubrir precisamente lo que otras enciclopedias omiten o tergiversan.

Nos presenta las historias poco conocidas detrás de los orígenes de las palabras las situaciones y las costumbres e incluso de simbología esotérica. Dentro de esta enciclopedia podemos encontrar más de 1350 entradas sobre magia, brujería, hadas, elfos, gigantes, diosas dioses y anomalías psicológicas tales como posesiones demoníacas.

El significado místico del sol, la Luna, la Tierra, el mar el tiempo y el espacio.

Ideas sobre el alma, la reencarnación, la creación y el día del juicio final.

Posiciones antiguas y modernas con respecto al sexo, la prostitución, el romance, la violación, la guerra, la muerte, el pecado y mucho más.

La autora de esta enciclopedia Bárbara G. Walker explora miles de recovecos ocultos de la historia y las costumbres sumados al material recuperado por arqueólogos orientalistas y otros estudiosos.

Es un compendio de saber popular y erudición que ofrece a hombres y mujeres el ver nuestra herencia cultural bajo una luz fresca y recurrir al pasado para conseguir un futuro más humano.

 

¿ de dónde viene la leyenda de que los gatos tienen 9 vidas?

¿Porque mamá es una palabra comprendida en casi cualquier idioma?

¿Cómo comenzó la costumbre de besarse?

¿ realmente hubo una Papisa?

¿ porque el zapato de cristal de Cenicienta era tan importante para el príncipe?

Todas estas preguntas y muchas más se resuelven en este enciclopedia de la mujer

En ella encontraremos símbolos astrológicos, símbolos egipcios, dioses, diosas…

Muchas entradas relacionadas con la cultura hindú.

Más de 1000 páginas repletas de sabiduría historia que no puede faltar en la librería de cualquier bruja.

Puesto que nuestra web se llama debrujas. net vamos hacer un resumen de la definición de bruja que encontrarás en esta enciclopedia sin duda no tiene desperdicio conocer el pasado de las brujas…

Bruja:

Había muchas otras palabras para designar a las brujas cómo incantantrix, lamia, Saga, maga, maléfica, sortilega… En Italia una bruja era una strega.

Los escritores ingleses llamaban a las brujas arpías y hadas.

Las brujas también tenían nombres metaforicos como jinete de palo, alguien con ojo malvado, mujer sabía hechicera…

La Inglaterra de principios de la época medieval tenía mujeres como líderes de clanes que ejercían los derechos matriarcales como ley y como aplicación de la misma. La Carta Magna de Chester las llamaba “iudices de witch”.

Esto quería decir jueces que eran brujas. Algunas ancianas tuvieron poder político sobre los clanes pero la religión y la ley patriarcales se los quito gradualmente y las tildó de brujas para poder disponer de ellas.

En 1711, Addison observaba que cuando una anciana comienza a envejecer y crece estando a cargo de la parroquia es generalmente tildada de bruja.

Scot remarcaba que la suerte de una bruja podría ser directamente proporcional a su fortuna. El Papa declaró Santas a muchas brujas ricas, pero las brujas pobres morían quemadas. Entre muchos ejemplos que respaldan esta opinión estaba la famosa Chambre Ardente francesa, que involucraba a muchos miembros de la aristocracia y miembros de clérigos de la clase alta en un culto de brujas. Numerosos criados, hombres y mujeres, fueron torturados y quemados por ayudar a sus amos en trabajos de brujería, pero los 4 años que el asunto se prolongó ningún noble fue torturado o ejecutado.

Las autoridades, por ilógico que pueda sonar acusaban a pobres y marginados de ser brujas, pero creían que estás podían proporcionarse todas las riquezas que cualquiera podría desear. Reginald Scot un incrédulo, observaba con desdén cómo se decía que las brujas transferían el cultivo de sus vecinos a sus propias tierras y, sin embargo, eran perpetuas mendigas y no podían enriquecerse con dinero u otras cosas.

El estereotipo de la bruja en la canción infantil le debe mucho a la descripción de Scot.

Mujeres que suelen ser viejas, cojas, de ojos carcomido, pálidas, repugnantes y llenas de arrugas; pobres, malhumoradas, supersticiosas y Papisas… O sin religión alguna, en cuyas adormecidas mentes el diablo campa a sus anchas; así que, cualquiera sea el daño, maldad, calamidad tu matanza qué ocurre, se las convenció de que lo mismo les ocurrirá…

Son delgadas y deformes, la melancolía se ven sus rostros, para horror de quiénes las ven. Son vetustas, odiosa, locas y diabólicas; no muy diferentes de los poseídos por espíritus.

Los que las perseguían decían que era herético considerar inofensivas a las brujas.

Incluso en Inglaterra, dónde las brujas no eran quemadas sino ahorcadas, algunas autoridades temerosas citaban de que el cuerpo de las brujas debía quedar reducido a cenizas para prevenir los efectos nocivos que podrían surgir de su sangre.

Los eclesiásticos aseguraban a los oficiales de arresto que las brujas perdían el poder inmediatamente después de ser tocadas por un empleado de la Inquisición; pero los mismos empleados no estaban tan seguros.

Muchas historias muestran el miedo de los perseguidores hacia sus víctimas. Te decía que en la Selva Negra una bruja sopló en la cara de su verdugo prometiéndole su recompensa; al día siguiente este amaneció con la enfermedad de la lepra el manual de los inquisidores les indicaba que debían llevar una bolsa de sal consagrada en domingo de Palma; evitar mirar a los ojos de la bruja y cruzarse constantemente en las prisiones de brujas. Pedro de Berna olvido esta precaución y una bruja cautiva lo hizo caer escaleras abajo mediante un hechizo, lo que esté pudo probar más tarde torturando a la mujer hasta que lo confirmó cualquier habilidad fuera de lo normal en una mujer la convertía automáticamente en una bruja.

Desde persecuciones despiadadamente organizadas en el continente, las casas de brujas en Inglaterra se convirtieron en asuntos de feudos y aldeas. Si los cultivos fallaban, los caballos , el ganado enfermaba, los vagones se rompían, las mujeres abortaban o la mantequilla no venía en la mantequera…

Siempre había una bruja a quien culpar. Marion Cumlaquoy de Orkney fue quemada en 1643 por girar tres veces sobre sí misma en sentido contrario a las agujas del reloj y por pudrir los cultivos de su vecino. La esposa de un sastre fue ejecutada por discutir con su vecino quien después de la discusión vio una serpiente en su propiedad y sus hijos cayeron enfermos. Dos brujas de Glasgow fueron colgadas por tratar a un niño enfermo, y aunque el tratamiento fue exitoso y el niño recupero la salud esa fue su recompensa.

Si la paja crepitaba y hacía chispas, la brujería estaba asegurada.

Las brujas eran chivos expiatorios muy cómodos para los doctores que no podían curar a sus pacientes, porque se creía que las enfermedades causadas por una bruja eran incurables. Se decía:” todas las enfermedades que los médicos ignorantes y torpes no pueden curar o que han tratado erróneamente se atribuyen a la brujería”.

Las brujas eran un blanco perfecto para el odio sexista en una sociedad dominada por hombres como apuntaba Stanton:

El espíritu de la Iglesia en su desprecio por las mujeres, como el mostrado en las Escrituras, en las epístolas de Pablo y en el Pentateuco, el odio de los padres, manifestado en los cánones eclesiásticos y en la doctrina del ascetismo, celibato y brujería, destruyeron el respeto del hombre hacia la mujer y legalizaron la quema, el ahogo y la tortuga de las mujeres…

Las mujeres y sus derechos se transformaron en objeto de odio para los misioneros cristianos y de desprecio alternativo y miedo a los ascetas y monjes piadosos. La madre sacerdotisa se volvió algo impuro, asociada con el demonio, y su saber en Encarnación infernal, ella misma cocinaba una infusión venenosa, es más, su propia existencia era una fuente de pecado para el hombre. Así la mujer, como madre y sacerdotisa, se hizo mujer como bruja.

He aquí la razón por la que en todas las investigaciones bíblicas y las críticas más elevadas, los estudiosos nunca tocaron la posición de las mujeres.

Los hombres mostraban un vivo interés por la apariencia física de las brujas, buscando la manera de reconocer las, como los hombres también anhelaron reglas para reconocer a otros tipos de mujeres desde su apariencia física.

Generalmente se acordaba que cualquier mujer con ojos diferentes era una bruja. Donde la mayoría de la gente tenía ojos oscuros y tez morena, como en España e Italia, la gente con ojos de color azul pálido se asociaban con brujería. Muchos decían que todas las mujeres pelirrojas eran brujas.

Esto podría ser porque la gente pelirroja a menudo tiene pecas, y las pecas eran consideradas signos de brujería como lunares verrugas marcas de nacimiento granos marcas de viruela,, quistes manchas hepática, quistes sebáceos o cualquier otra imperfección.

Cuando una bruja está en un juicio, decía Scott, cualquier respuesta errónea o dubitativa se interpretaban como confesión.

Por otro lado, no responder también era una confesión. Las brujas que se rehúsa van a hablar eran condenadas: Brujería aprobada por el silencio del acusado decían…

A veces la mera alegría probaba la brujería como en el caso de Mary Spencer, acusada en 1634 porque alegremente puso a rodar su cubo cuesta abajo y corrió delante de él llamándolo para que la siguiera. A veces las mujeres eran estigmatizadas como brujas cuando en realidad eran víctimas de leyes injustas, como la ley que aceptaba la palabra de cualquier hombre por delante de cualquier testimonio de las mujeres.

Un carnicero en Alemania robo algunos vasos de plata a unas mujeres entonces estás fueron ejecutadas porque según dijo él había encontrado los vasos en el bosque donde las mujeres estaban celebrando un aquelarre.

A veces, la acusación de brujería era una forma de castigo para las mujeres que eran muy explícitas en su desilusión con los hombres y preferían vivir solas.

La literatura histórica tiene tantas referencias a “la alegría” por la que las mujeres se establecían en sus hogares después de enviudar y el vigor con el que resistieron el cortejo de amorosos viudos. La vida solitaria, sin embargo, dejaba a la mujer en una situación mucho más vulnerable a las acusaciones de brujería, ya que los hombres usualmente pensaban que debía ser controlada.

Los que torturaban a la desafortunada en admitir la brujería utilizaban un lenguaje eufemístico que mostraba que la víctima estaba condenada a priori.

En la bohemia del siglo XV era aún una práctica común en Navidad y otros días de fiesta, el hacer ofrendas a los dioses, en vez de a Dios. Los pueblos europeos todavía tenían muchas” mujeres sabias” que actuaban como sacerdotisas oficial o extra oficialmente. Desde que los Padres de la Iglesia declararon inconcebibles a las sacerdotisas cristianas, todas sus funciones se asociaron con el paganismo. Los obispos describen las reuniones paganas en sus diócesis como así por demonios… Con forma de hombres y mujeres.

Las ceremonias paganas estaban permitidas en las bodas, festivales folclóricos, ritos estacionales y fiestas de los muertos.

Pero cuando las mujeres son las diosas tomaban el rol de líder en estas ceremonias, había una supresión más determinada.

La Iglesia Católica aplicaba la palabra ” bruja” a cualquier mujer que criticar a las políticas de la Iglesia las mujeres aliadas con los franciscanos reformistas del siglo XIV, algunas de las cuales fueron quemadas por herejía, fueron descritas como brujas, hijas de Judas, el instigadas por el demonio.

Los escritores del Talmud tendían similarmente a ver a casi todas las mujeres como brujas.

Decían cosas como: Las mujeres se inclinan hacia la brujería de forma natural, y cuántas más mujeres haya, más brujería existirá…

Probablemente había pocos practicantes de verdad, en comparación con las multitudes que fueron llevadas a las Cortes eclesiásticas y asesinadas legalmente a pesar de su inocencia.

Sin embargo, era obvio incluso para los moderadamente inteligentes que la sociedad cristiana humillaba y discriminaba deliberadamente a las mujeres.

 

Algunos pueden haberse visto suficientemente maltratados como para volverse desafiantes. Las mujeres no han tenido voz en el canon de la ley, el catecismo las creencias y la disciplina de la Iglesia, ¿ porque deberían obedecer las órdenes de una religión estrictamente masculina que las deja en desventaja frente a todas las emergencias de la vida? Las posibilidades para expresar su frustración y desafío estaban severamente limitadas pero la adopción voluntaria de la reputación y el comportamiento de bruja se encontraba entre ellas.

Enciclopedia esoterica