Bendición para todas las cosas

Bendición para todas las cosas

La bendición para todas las cosas que no tengan una fórmula especial para ello.

Oración para todas las cosas

+ nuestra está en el nombre del Señor, quién creó el cielo y la tierra, señor, satisfaced mi oración, y que me grito ascienda hasta vosotros.
Que el Señor esté con vosotros. Y con vuestro espíritu.

Roguemos.

Dios, a la luz del cual han sido santificados todas nuestras acciones y nuestros pensamientos menores, quered, os lo suplicamos, + extender vuestra bendición sobre está criatura( nombramos el objeto) y hacer que yo (nombre completo de la persona) usará con reconocimiento, conforme a vuestra voluntad y a vuestra ley, lo que obtenga de voz, que solo podéis acordar con vuestra bondad y por invocación de vuestro muy santo nombre, la salud del cuerpo, la salud del alma y todas las necesidades que la vida le han hecho pedir con devoción y fe. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Roguemos.

Bendecid, señor, está criatura (nombra aquí el objeto), que se convierte en un remedio saludable para vuestra criatura, vuelta a comprar por vuestra preciosa sangre; y haced, por invocación de vuestro santo nombre y de san (aquí el nombre de un santo) que vuestro servidor que soy yo (nombre completo) que lo utilizarán reciban bendición, salud, protección contra todas las enfermedades y embustes del demonio o de cualquier enemigo: Por esta razón yo, (nombre completo) sacerdote y siervo de Dios en vuestro nombre, y por el nombre del santo(de aquí el nombre del santo) + bendigo, + santifico a esta criatura(nombre del objeto), con el fin de que sea una defensa para nuestros siervos, un fuego que devora contra los demonios, sea lo que sea la destrucción, la expulsión, el aniquilamiento de todas las obras como si se tratara de los mismos demonios. En el nombre + del padre, + y del Hijo, + y del Espíritu Santo. Amén

Ahora con un pulverizador rocía con agua bendita el objeto.