Las brujas de Salem, la maldición de un hongo.

 

Las brujas de Salem, ¿Qué sucedió realmente?

En 1692 se inició la caza de las brujas de  Salem

Salem está situado en una zona cercana a Boston. Se iniciaron  una serie de juicios por acusaciones de brujería en contra de algunos vecinos. Se creía que estaban rodeados de brujas. El problema comenzó cuando dos niñas de 9 y 11 años de la familia  del reverendo Parrish,   una era su propia hija y la otra sobrina. Éstas empezaron a sufrir convulsiones y espasmos, el doctor del poblado fue incapaz de reconocer los síntomas, los allegados de las jóvenes concluyeron que estos síntomas solo podían ser obra de brujas, las menores confesaron que habían sido víctimas de brujería por parte de unas señora que según ellas conseguía desdoblarse por la noche. Pronto se les llamaría las brujas de Salem.

Acudieron al juez con esta grave acusación y este les creyó. Se les atribuyó el nombre Brujas de Salem desde este momento. En poco tiempo se desencadenó una histeria colectiva que terminó con más de 141 personas denunciadas por brujería.

Se dice que 20 fueron ejecutados y otros fallecieron en prisión.

Después de 4 años los jueces confesaron que habían cometido un error conducidos por el miedo y la histeria del momento. Los estudios científicos han revelado que las convulsiones y los síntomas de las niñas pudieron ser la infección por un hongo del pan de centeno. Actualmente se llama Ergotismo, también llamada fiebre de San Antonio, una de las sustancias derivadas de este hongo es: ácido lisérgico presente en el LSD.

Es necesario entender el momento de esta sociedad. Se  encontraban  divididos en dos partes muy diferenciadas: La de los agricultores y la de los que se dirigían hacia el capitalismo. La religión que reinaba era el puritanismo, estos tenían la creencia de que cualquier dolencia del cuerpo que no se pudiera curar con oraciones y ungüentos era un castigo divino. Además las mujeres de la época estaban excesivamente sometidas al hombre incluso se llegó a debatir si tenían alma. Por supuesto todo este contexto es el desencadenante perfecto de una paranoia colectiva con un final catastrófico. Se piensa que los incidentes de 1692 pudieron ser una artimaña de algunos interesados en que esta sociedad se dividiera definitivamente.

En salem  para ser acusado de brujería eran necesarias 4 características:

La primera: haber hecho un pacto con el diablo.

La segunda: la bruja tenía que tener la capacidad de poder echar un maleficio o mal de ojo.

La tercera: la bruja tenía que acudir a los Sabbat.

Y por último tener algún tipo de protuberancia corporal.

Estos hechos hicieron famosos a nivel mundial gracias a la obra de teatro de Arthur Miller ‘The crucible’